VUCA Blog

¿Cómo salir adelante en el mundo V.U.C.A.?

La realidad cambió a una velocidad que nunca pudimos prever. Ese cambió trajo consigo la necesidad de ciertas competencias que influencien, directamente, en lo que se espera y se necesita de un líder y de la gestión del talento dentro de las organizaciones.

INTRODUCCIÓN

Como coach profesional quisiera empezar formulando una par de preguntas que considero claves para comprender el mundo en el cual nos ha tocado vivir.

¿Cómo es ese entorno en el cuál estás viviendo el día de hoy?

¿Cuáles serán las características de los profesionales que quieren tener éxito el día de hoy?

EL ACRÓNIMO

No hay texto alternativo para esta imagen

V.U.C.A. es un acrónimo que fue acuñado por la U.S. Army War College justo después de la finalización de la guerra fría y tomó mayor relevancia en el atentando contra las torres gemelas y sin duda alguna, se vio repotenciando con la aparición de la pandemia global del COVID-19.

Es con esta visión que las naciones más poderosas y las que están en vías en desarrollo – como nuestros países latinoamericanos – tomamos conciencia de que realmente todo es posible: cambios bruscos, decesos en masa, crisis económica mundial, cierre de fronteras, rubros en quiebra, cambios en la forma de socializar, digitalización en masa, multiplicación del e-commerce, teletrabajo, telemedicina, estudios online, mayor exigencia del público y mayores protocolos de salud.

LA ADAPTACIÓN AL ENTORNO V.U.C.A.

Entonces la pregunta es ¿cómo podemos adaptarnos a un entorno V.U.C.A.?

La respuesta – que planteamos con los trainers de Global Impactum: School of Coaching – es a través de una buena estrategia lo cual implica, realizar las acciones concretas para alcanzar objetivos y metas.

Bajo la metodología de coaching, nosotros los coaches, vamos más allá de la estrategia; trabajamos en el cómo realizarla– lo que denominamos en el proceso de coaching como plan de acción – y esto tiene una razón:

Lo que garantiza, en un 90% de los casos, que una estrategia sea exitosa es su ejecución. Dicho en otras palabras, la puesta en marcha de dicho plan, llevar al campo lo planeado; es decir, la práctica.

Teniendo claro este concepto , me permito formular otra pregunta ¿de qué o de quién depende que se cumpla dicha ejecución?

La respuesta es casi evidente; del talento de las personas, siendo ese mismo talento, el motor que necesitan las organizaciones para sustituir y seguir creciendo en este mundo volátil, incierto, complejo y ambiguo. Es ese talento, o la falta de ello, lo que garantiza el éxito o el fracaso de la estrategia y por lo tanto, de la consecución de los objetivos.

Profundicemos un poco más la definición de talento para un entendimiento sistémico de lo que se está exponiendo en este artículo. Son muchas personas las que confunden “don” o “destreza” con “talento”, siendo el verdadero significado de talento el del “poner en valor” lo que uno sabe, quiere y puede hacer; es decir, es la acción o comportamiento concreto desarrollado en el tiempo. El talento no es estático, es móvil; ya que si lo dejo de ejecutar, lo puedo perder. Como bien dice el dicho: “todo lo que no se aprecia, se deprecia”.

A continuación, presento un cuadro para que se entiendan cómo los líderes pueden responder a cada una de las variables del entorno V.U.C.A. que influyen a nuestros entornos organizacionales:

No hay texto alternativo para esta imagen

 

COACHING V.U.C.A.

Finalmente quiero exponer por qué el coaching es una de las metodologías más efectiva para este propósito. Primero permite llevar a los ejecutivos y a sus equipos de trabajo a establecer y clarificar objetivos, definiendo ese propósito y/o visión en conjunto de hacia donde se quiere llegar, como consecuencia de identificar y alinear los valores personales con los institucionales. Segundo generar conexión humana, mejorando esa interrelación de las partes y a su vez, facilitando el mantener una comunicación más efectiva – que se da gracias también, a la escucha activa y al feedback asertivo que ayuda a afianzar el compromiso del personal. En este punto, el líder tiene que ser sumamente claro de lo que espera de cada uno de sus colaboradores, incluyendo cómo se va a medir el desempeño y conociendo también, qué es lo que el equipo espera de él; permitiendo inclusive, el empoderamiento adecuado para trabajar en esa habilidad. – Para eso puede recurrir a preguntas poderosas, otorgando flexibilidad y el dinamismo que se requiere actualmente en las organizaciones – para que los equipos no sean dependientes del líder todo el tiempo, para desarrollar la correcta ejecución de la estrategia a través de un plan de acción, obteniendo así, los resultados que sigue necesitando alcanzar toda empresa para subsistir y expandirse.

CONCLUSIÓN

En resumen, mantener buenas prácticas de programas de coaching – con el respectivo acompañamiento de la ejecución del plan de acción – dentro de las buenas prácticas del liderazgo organizacional, es un garante del desarrollo del talento interno. El cual será el gran activo intangible y la mejor respuesta “inmunológica” para combatir la crisis y administrar los grandes cambios actuales que influyen en las empresas pero fijos en el norte de los objetivos.

Share this post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on print
Share on email